Cada año durante el verano, Semana Santa y Navidad organizamos un espacio y actividades destinadas a las personas con discapacidad psíquica. De este modo durante las vacaciones pueden disfrutar de las actividades propias de este tiempo fuera del entorno habitual y a la vez disfrutar de una convivencia con sus amigos de una forma distendida y adaptada a sus necesidades.